martes, 22 de marzo de 2016

E R N S T S A E M I S C H





 Nació en Moers, Alemania, en  1902. Pasó su infancia en Friburgo y alli fue donde empezó su relación con la naturaleza. En 1915 muere su madre y su padre decide enviarlo a un internado en Suiza.

El primer impacto artístico se lo proporciona una exposición de impresionistas y cubistas en Zurich. Cuando regresa a Alemania, en 1919, la encuentra devastada como consecuencia de la guerra. Comienza a escribir y publica artículos y ensayos  en revistas y periódicos.


El terreno artístico de esa época estaba conquistado por el expresionismo. Ernst se había decidido por la pintura como profesión, así que ingresa en la Academia de Arte de Kassel, pero pronto lo defrauda el rígido academicismo. Es expulsado de la Academia por expresar su opinión en  un periodico. Al no tener la opción de la Academia se matricula en  la Bauhaus, en Weimar. Allí encuentra todo lo que estaba buscando, encuentra el camino a la libertad que deseaba. A pesar de la  felicidad que la proporcionaba la vida en la Bauhaus, en una visita que hace a Hamburgo, embarca como marinero en uno de los últimos veleros mercantes. Hace el recorrido de Escandinavia a Africa. Regresa a Berlin pasados unos años y comienza a exponer su obra con éxito. En los museos descubre a los maestros italianos del renacimiento y tambien madura como escritor y como periodista viaja por Europa, Unión Soviética, Africa, etc.

A partir de 1933 vive con dolor el deterioro de la vida cultural en Alemania. Tiene dificultades para exponer y escribir, así que opta por un trabajo fijo en una agencia de noticias de Alemania. Recibe presiones de los nazis así que con la intervención de unos amigos se traslada a Finlandia

En 1945, las autoridades francesas invitan a  un grupo de pintores alemanes, entre los que se encuentra Saemisch, a recorrer Francia. Pinta incansablemente y  expone en Friburgo, Zurich y Munich.


En 1963,  se casa con Gertrudis Zenzes, Mejicana de origen alemán y tras un grave infarto, se trasladan a Méjico. Aquel artista, que había trabajado en la Bauhaus al lado de Paul Klee, Walter Gropius y Feininger, entre otros, murió en  Valle de Bravo en  1984