viernes, 30 de septiembre de 2016

Savely Abramovitch Sorine


(1887-1953)

 Nació en una familia pobre y no fue a la escuela hasta los 16 años. Se escapó de casa y se fue a Odesa y se matriculó en una escuela de arte, ganando una medalla en su graduación en  1899. Se trasladó a San Petersburgo y entró en la Academia Imperial de Bellas Artes; su profesor fue Ilya Repin.

En 1920 abandonó Rusia cuando ya era una reconocida retratista


Sus primeras exposiciones en París y  en Londres tuvieron un gran exito y recibió encargos de la familia real británica.  En París conoce a Matisse y se interesa por Picasso,  escucha el apasionado discurso de Marinetti  exigiendo quemar el Louvre, acompañado por los aplausos del público, esto causa una honda impresion en ella. Para apartarse de los sentimientos contradictorios que la rodean, viaja a Italia y en el silencio de los museos florentinos  admira a los artistas del renamiento



A partir de 1923 viajó con frecuencia a los Estados Unidos y trabajó en  Nueva York, protegida por el millonario Cohn. Realizó exposiciones en Pittsburgh y Nueva York y participó en exposiciones de arte ruso en  Nueva York, París  y en la sección rusa de la exposición internacional de Pittsburg de 1924




 Durante la Segunda Guerra Mundial se trasladó a los Estados Unidos. En los años posteriores a la guerra volvio a París con regularidad.
 Hasta sus últimos días, Sorine, se mantuvo en contacto con su tierra natal. Hizo numerosas donaciones económicas durante la  Segunda Guerra Mundial.  Murió en 1953  sin poder regresar  a Rusia