miércoles, 10 de noviembre de 2010

Ismael González de la Serna







Ismael González de la Serna (1898-1968)
Granada

Sin duda una las personalidades más notorias de la Escuela de París. Su obra se caracteriza por la sensualidad que emana de las formas, los fuertes contrastes cromáticos y la preeminencia de un dibujo basado en líneas sinuosas.

De la Serna Inicia sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Granada donde adquiere una formación técnica que más tarde complementaría en Madrid. Las clases en la Real Academia de San Fernando y el contacto con las obras maestras de El Prado influyen de manera determinante en su concepción de la pintura y en la predilección que mostró siempre por el bodegón. Fue también en Madrid donde entabló una estrecha relación con los escritores de la Generación del 27, con los que colabora en proyectos tan memorables como la ilustración del libro de García Lorca ‘Impresiones y Paisajes’ en 1918.

Su estilo se hace ecléctico, fruto del conocimiento profundo de la mayoría de los lenguajes plásticos de la época, aunque no fue hasta su traslado a París en 1921 cuando se le abren las puertas de ese infinito universo de posibilidades que constituyen las Vanguardias. Picasso, Gargallo, Julio González, Soutine... De la Serna se relaciona con la mayoría de las celebridades de entonces y en 1927 expone por primera vez en la galería de Paul Guillaume, una de las más prestigiosas de París. A partir de ese año su proyección internacional crece a pasos agigantados y poco después expone también en Berlín.


En 1932 participa en la legendaria Exposición de Artistas Ibéricos y aparece en su pintura una línea dramática que desde entonces le caracterizaría para siempre. Sometido por voluntad propia a la dictadura del dibujo, experimenta primero con las formas neoclásicas y con el Cubismo después. En los años 50 se aleja de los cauces comerciales para buscar lo que denomina “la esencia y el fin último de la pintura,” lo que da lugar a soberbias creaciones de un esquematismo extremo en las que la forma se aproxima a los postulados de la Abstracción.

La actividad artística de Ismael González de la Serna se ve interrumpida en 1963 a causa de una grave enfermedad que acabó conduciéndole a la muerte. Su influencia sigue hoy plenamente vigente y todos los artistas que vinieron después reconocen su magisterio. Un privilegio que sólo está al alcance de los más grandes creadores del Arte contemporáneo.

arteselección

2 comentarios:

enric batiste dijo...

Reparto de comedia dibujado
de grandes personajes entrañables.

Un beso reescrito en 27

ines dijo...

Según iba buscando obras para el vídeo (que acabo de añadir) pensaba...mira que es bueno, y su pintura tiene mucha poesía, pero yo no lo conocía... busqué la posible causa del porqué...Conoció a todos LOS GRANDES de su época, trabajó incluso con Lorca pero supongo que era de carácter introvertido y no frecuentó la bohemia. Bueno, como muchos otros, es redescubierto despues de la muerte.

Un bico