viernes, 3 de septiembre de 2010

ALBERTO




Alberto Sánchez nació en Toledo en 1895, en el barrio de las Covachuelas; era hijo de un panadero. En sus comienzos estuvo muy influido por el uruguayo Rafael Pérez Barradas, y las obras de esa época, década de 1920 se inscriben en el cubismo (Maternidad, 1929). En 1927 fundó con Benjamín Palencia la llamada Escuela de Vallecas, que buscaba en Castilla su inspiración. Alberto alcanzó su lenguaje escultórico peculiar a través de una fusión de elementos de inspiración popular, con ciertos rasgos surrealistas, todo ello tratado con una acentuada estilización.

Alberto elaboró los decorados de la compañía teatral La Barraca, de Federico García Lorca.


Una de sus obras más significativas es la gran escultura, de más de doce metros de altura, titulada El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella, expuesta junto al Guernica de Picasso en el Pabellón de la República Española de la Exposición Internacional de París de 1937. De esta obra hay una copia en el exterior de la entrada principal del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y, a escala reducida, en la Plaza de Barrionuevo de Toledo. En los jardines de la Vega de Toledo hay otra obra suya: Mujer toledana. En Toledo también hay un colegio que lleva su nombre en el barrio del polígono.



Colaboró con el director ruso Grigori Kózintsev en los decorados de la película Don Quijote (1957), con una recreación espléndida de los pueblos de La Mancha en plena Ucrania. Falleció en Moscú, ciudad en la que residía exiliado desde 1938, en el año 1962. Sus restos permanecen en el cementerio de Moscú.

En 2002 se celebró en el museo de Santa Cruz de Toledo, un justo homenaje al, posiblemente, hijo ilustre más olvidado de la ciudad del siglo XX, en forma de exposición monográfica, al que acudió el único hijo del escultor.

Esta previsto inaugurar en el Cerro Almodovar de Vallecas (Madrid) una obra de 15 metros de altura llamada El Monumento a los pájaros. Se trata de la reconstrucción de un proyecto del artista que se confeccionará con piezas que se encontraban depositadas en Moscu. El escultor deseaba que esta obra fuera un refugio para los pájaros que habitan en las afueras de Madrid. La versión anterior resultó destruida durante la Guerra civil española

2 comentarios:

enric batiste dijo...

¡Qué sangría aquella guerra incivil provocada por aquel criminal alzamiento naCZional!

ines dijo...

Ah no, el vídeo es de Alberto, madre mía! me meto en tantos fregados al mismo tiempo que me pierdo. Realmente mucho daño causó