jueves, 18 de febrero de 2016

Carl Grossberg




 Carl Grossberg (1894-1940). Está  entre los exponentes más importantes de laNueva Objetividad,  pero nunca encontró su propio espacio entre los colegas de casi la misma edad  como Otto Dix y George Grosz. 

Observando sus obras podemos apreciar su capacidad de salir de la estructura para crear un ambiente. Retrata los lugares y cosas de una forma tan especial que parece hacer una pregunta. Convierte al espectador en un testigo

Alemania desde el comienzo del siglo XX, con el expresionismo, Bauhaus y la nueva objetividad,  fue la cuna de la vanguardia, un centro cultural internacional. Carl Grossberg arquitecto y pintor redescubierto en los años sesenta, con el triunfo del arte pop, apreciado en Francia, Alemania y los Estados Unidos. Autor de obras dedicadas al tema central del progreso: fábricas, edificios industriales, salas de máquinas y turbinas, chimeneas, fábricas donde se producen acero y hierro. Primera soñó y luego pintó ciudades ideales y vistas urbanas que revelan su obsesión por la precisión fotográfica. 

Después de haber participado en la guerra de 1918, en la que fue  herido, fue llamado a filas durante la Segunda Guerra Mundial, mientras trataba de escapar a Estados Unidos, para ser enviado a las fuerzas de ocupación en Polonia (1939).

El drama de la guerra y la depresión cambió su visión optimista de la modernidad y  abandonó su interpretación imaginativa y positivista de la cultura de la máquina, donde la soledad es la anfitriona, para dedicarse al apoyo de las poblaciones afectadas por la invasión. Murió en circunstancias misteriosas y trágicas, víctima de un accidente de coche.