sábado, 4 de marzo de 2017

Agustín Riancho


(Entrambasmestas, Cantabria, 1841-Ontaneda, Cantabria, 1929). Pintor español. De origen humilde, fue tutelado desde niño por el impresor José María Martínez, quien llegó a solicitar una suscripción popular para financiar su carrera. Gracias a esta ayuda llegó a Madrid en 1858, donde ingresó en la Escuela de ­Bellas Artes de San Fernando como discípulo de Carlos de Haes. Después, en 1861, gracias a una beca de la Diputación de Santander, viajó a Bélgica, siendo discípulo de Jan ­Pierre François Lamarinière en Amberes. Más tarde se trasladó a Bruselas, donde permaneció dieciséis años y militó en el grupo L'Art Libre, donde fue editor de una revista con el mismo nombre. Durante su estancia, participó en el Salón de Amberes de 1873 y en la Trienal de Bellas Artes de Namur de 1874.

 También hizo frecuentes viajes al norte de Francia, trabando contacto con la escuela de Barbizon. Regresó a España en 1883, residió en Valladolid durante cinco años, dedicado a la actividad docente y pictórica, pero en 1888 se vio obligado a regresar a su tierra natal y a instalarse en la casa de su hermano. Allí vivió humildemente ­durante treinta años, apartado e ignorado, vendiendo su obra en los escaparates de ferias y mercados has­ta que un grupo de jóvenes pintores de Santander le rescataron, y organizaron sendas exposiciones en el Ateneo de Santander en 1914 y en el Círcu­lo de Bellas Artes en 1916. 

El reconocimiento le llegó tardíamente, con motivo de las exposiciones individuales de 1922 y 1923 celebradas en Santander y en un homenaje en 1928 en el Parador Gil Blas en Santillana del Mar, presidido por la archiduquesa de Austria. A partir de 1927 la Dipu­tación de Santander le concedió una pensión vitalicia. Excelente paisajista, su pintura está influida por la escuela de Barbizon, pero con un empleo de la mancha próximo a la abstracción expresionista. El dominio progresivo de la espátula hace que se adelante a muchos movimientos vanguardistas.

Museo del Prado