jueves, 9 de marzo de 2017

Zinaida Serebryakova



 (1884-1967)

Zinaida Serebryakova nació en el estado de  Neskuchnoye cerca de
 Kharkov. Su padre  Yevgeny Lansere,  era un escultor conocido. Uno  de sus hermanos era arquitecto y otro hermano, Yevgeny Lansere, era un maestro en pintura monumental y arte gráfico.  



Zinaida pasó su niñez en  St. Petersburgo,  donde vivía su abuelo, el arquitecto  N. L. Benois.  Vivía en un ambiente tan artístico que no fue una sorpresa cuando la chica decidió que quería ser artista. Sus años de estudio no duraron mucho. En 1901 estudió en la escuela de arte que dirigía  IIya Repin,  y despues estudió  con  Osip Braz. 


 Expuso sus primeras obras en  1909. Se dedicó a estudiar arte clásico en  el  Hermitage y en museos de Francia e Italia. Quedó asombrada por la obra de Tintoretto, Poussin, Jordaens y Rubens pero lo que más le impresionó fueron las imágenes de Venetsianov. Admiraba la simplicidad y armonía de los campesinos de Venetsianov y el vínculo que le unía a la naturaleza rusa.


  Cuando en  1916 le encargaron a  Alexander Benois la decoración de la estación  Kazan, pidió a Yevgeny Lansere, Boris Kustodiev, Mstislav Dobuzhinsky y a  Zinaida Serebryakova que le ayudaran . Serebryakova eligió un tema oriental: La India, Jaón, Turquía y Siam están representados de una forma alegórica con figura de bellas mujeres. Al mismo tiempo comenzó composiciones de mitología clásica pero quedaron sin terminar. Muchos de los proyectos de la artista no se pudieron realizar, su marido murió repentinamente de tifus y ella tuvo que dejar sus cuatro hijos a su madre.



En  1924 Serebrvakova viajó a París para hacer un gran mural decorativo. Al acabar intentó regresar a Rusia pero al final se quedo en Francia. Viajó mucho. Estuvo en Gran Bretaña, Argelia y Marruecos. En 1966 se realizaron grandes exposiciones de su obra en Moscú, Leningrado y Kiev. Zinaida murió en París en 1967