domingo, 9 de octubre de 2011

Archivio Afro Basaldella




Afro Basaldella (Udine, 4 de marzo de 1912 - Zúrich, 24 de julio de 1976) fue un pintor italiano. Se le conoció en general con su nombre de pila, Afro.

Afro mostró por vez primera su obra cuando tenía dieciséis años, junto con las pinturas de sus hermanos artistas, Dino y Mirko. Dos años más tarde ganó una beca para estudiar arte en Roma.




Para 1933 estaba exponiendo en la Galería del Milione en Milán. En 1935 participó en la exposición de arte Cuatrienal de Roma, y mostró su obra varias veces en la Bienal de Venecia. Afro siguió la Escuela de Roma, creando murales y tomando parte en el movimiento neocubista.

Afro viajó a Nueva York en 1950 y comenzó una colaboración que duró veinte años con la Galería Catherine Viviano. El diferente clima cultural y la diversidad de la escena artística estadounidense del período le impresionaron, y su obra comenzó a reflejar nuevas influencias.




Dore Ashton escribió sobre Afro en 1955 en Art Digest: «Como la mayor parte de los italianos, Afro sabe cómo festejar. El lado extravagante, pletórico de su naturaleza emerge en sus recientes excitantes pinturas - aquellas en las que se permite a sí mismo la mayor libertad y espontaneidad hasta la fecha. En estas, celebra las delicias de los sentidos».

Afro expuso en The New Decade: 22 European Painters and Sculptors, exposición itinerante en los EE. UU. Su obra se incluyó en la documenta 1 de Kassel, Alemania. A mediados de los años cincuenta, el arte de Afro se hizo conocido a nivel mundial, y fue celebrado en su país natal con el honor de Mejor Artista Italiano en la Bienal de Venecia de 1956.




Pasó el año siguiente enseñando en el Mills College de Oakland, California. Durante este tiempo de artista en residencia en la escuela hizo un mural para la sede de la Unesco en París. Se titulaba The Garden of Hope («El jardín de la esperanza») y se incluyó entre obras de Appel, Arp, Calder, Matta, Miró, Picasso y Tamayo en la Unesco. Emily Genauer escribió sobre este mural y sus esbozos preparatorios en el New York Herald Tribune: «Pero uno ve desde los primeros esbozos cuán importante es realmente el dibujo para él. Con una línea tirante y medida a pesar de su aparente capricho, establece no sólo las formas y contornos de detalles de la composición, sino también su esquema rítmico conjunto y su cohesión»


Afro siguió mostrando su obra internacionalmente. Fue invitado a la segunda documenta, y expuso en el MIT y numerosos museos europeos. Obtuvo el primer premio en la Trienal Carnegie en Pittsburgh y el premio italiano en el Museo Guggenheim de Nueva York. El Guggenheim compró su pintura de 1957 Night Flight («Vuelo nocturno»). En 1961, el curador del Guggenheim James Johnson Sweeney publicó una monografía sobre su obra, en la que escribió: «Su color es sensual, cálido - nunca frío; fluido, no estructural; de borde libre, nunca con contornos agudos. La luz y el color, la sombra y la forma, logran un efecto de espacio sugerido a través de su orden y fluyen con las glorias de sus grandes predecesores: esta chispa festiva, esta celebración de luz y vida -de la vida a través de la luz».


En los años setenta, Afro comenzó a tener problemas de salud, y murió en 1976. Al año siguiente, se publicó una monografía de Cesare Brandi. En 1978 la Galería Nacional de Arte Moderno en Roma le rindió homenaje en forma de una gran retrospectiva. En 1992 se celebró una completa exposición en el Palacio Real de Milán. En noviembre de 1997 el Catalogue Raisonné de Afro se presentó en la Academia Estadounidense en Roma, y en 1998 en la Fundación Guggenheim de Venecia.



2 comentarios:

enric batiste dijo...

Me gusta su color composición

ines dijo...

Por lo menos no produce tristeza, ¿verdad? Un bico