lunes, 24 de enero de 2011

Jacques Villeglé


Jacques Mahé de la Villeglé, Jacques Villeglé, nace en Quimper en 1926. Es alumno de la sección escultura de la Escuela de Bellas Artes de Rennes donde conoce a Raymond Hains de quien va a seguir los pasos. Entre 1947 y 1949, estudia arquitectura en Nantes y se instala después en París. Empieza recolectando objetos en las playas, especialmente en la de Saint-Malo (alambres, restos del muro del Atlántico…) objetos con los cuales concibe esculturas, pero a partir de 1949, recoge carteles lacerados, se llama a si mismo “cartelista” y proclama “la guerrilla de los signos”.


A principios de los años cincuenta el joven artista frecuenta a los letristas disidentes (Bull Dog Brau, Guy Debord y Gil Wolman). En 1954 Villeglé conoce al poeta letrista François Dufrêne. En 1958 redacta una clarificación acerca de los carteles lacerados titulada “Realidades colectivas”, prefiguración del manifiesto del Nuevo Realismo. En 1960, tras una participación a la primera Bienal de París, Jacques Villeglé adhiere al grupo de los Nuevos Realistas, siendo uno de los miembros fundadores, junto con Martial Raysse, Yves Klein, Arman, Tinguely, Hains, Dufrêne, Spoerri…).
Este movimiento decreta “nuevos acercamientos perceptivos de lo real” y se afinca, por lo que se refiere a Villeglé, en un arte que quiere ser desprovisto de técnica y cercano a lo que se encuentra en la calle. Arranca los carteles desgarrados por el tiempo y por manos anónimas, dejando aparecer la parte que constituye en ellas una obra de arte natural. De este modo los hace cambiar de estatuto. Continua en esta vía, a partir de 1969, con los criptogramas sociopolíticos, graffitis de muros con los cuales constituye textos y un alfabeto.

Junto con su amigo Raymond Hains, con quien realiza la película “Penélope”, Villeglé se apropia los desgarramientos abstractos y líricos de la ciudad, instila en sus obras una dosis de contestación política, y se apropia disfrazándola la política y la prensa.

Su primera exposición personal tiene lugar en 1959. A partir de esta fecha, la obra de Villeglé se expone en más de un centenar de exposiciones personales (en Europa y en Estados Unidos) y en numerosas exposiciones colectivas (Salón de los Jóvenes en París, Salón Comparación, Salón Nika…). Importantes museos nacionales adquieren obras suyas pero, a pesar del aspecto innovador de su visión, Jacques Villeglé tendrá que esperar hasta 1970 para vivir de su arte y sólo conseguirá un reconocimiento público al final de los años setenta. Tendrá que esperar el año 1998 para que el Museo Nacional de Arte Moderno adquiera uno de sus carteles lacerados.

El artista vive y trabaja entre París y Saint-Malo.

mchampetier

2 comentarios:

enric batiste dijo...

Arte por las paredes:

http://espaciosparaempezareldia.blogspot.com/2009/10/muros-que-miran-calles-de-ciudad.html

Y un beso

ines dijo...

Ah, te me adelantaste bandido, ja ja. Un grande bico