lunes, 7 de febrero de 2011

Jean DUFY



Jean Dufy nació en Le Havre en 1888, el séptimo de once hijos. Su padre era contable en una empresa metalúrgica, y músico aficionado con talento. Hay poca biografía de los primeros pasos artísticos de la infancia de Jean en Le Havre y de su trabajo como empleado en una empresa de importación, o de su período como secretario en el transatlántico "La Savoie", que unía Le Havre con Nueva York .


Fue sin embargo en este período que el pintor cultivó su sensibilidad artística al dar un paseo por el puerto de Le Havre y la lectura de Baudelaire, Mallarmé y Rimbaud. Luego descubrió a Matisse, Derain, Marquet, y Picasso en la exposición de 1906 de Le Havre. La "Fenêtre ouverte à Collioure" de Matisse con su deslumbrante luz y los colores violentos y ruidosos, Jean Dufy descubrió su verdadera vocación.

Después de su servicio militar desde 1910 hasta 1912, Jean se trasladó a París donde conoció a Derain, Braque, Picasso y Apollinaire. En sus primeras acuarelas, que fueron exhibidos en la galería Berthe Weill en 1914,cambió sus marrones sombríos, azules y rojos mezclandolos con la técnica heredada de Cézanne a la manera de su hermano Raoul Dufy.

Jean fue reclutado poco después de esta primera exposición. Esto no le impidió pintar y dibujar flores, caballos, y los paisajes que descubrió en lugares como Valle-d'Ajol, en la región de los Vosgos, donde recibió tratamiento médico a su regreso de la guerra.

En 1916, después de trabajar brevemente con su hermano para el taller de pintura textil de la famosa empresa Bianchini-Férier en Lyon, Jean se embarcó en lo que se convertiría en treinta años de trabajo en la decoración de porcelana para Théodore Haviland de Limoges. Sus diseños florales y animales sobre la base-le valió una medalla de oro en la Exposición Internacional 1925 de Artes Decorativas de los "Châteaux de Francia".

De regreso a París en 1920, Jean se instaló en Montmartre, donde Georges Braque era su vecino. En medio de esta intensa atmósfera de efervescencia artística, la habilidad del artista para trabajar con el color se hizo evidente a través del uso de parches de cuadrados de colores y distribuciones audaces de la luz como en "Nature morte à la tasse" (1921), donde una taza de porcelana blanca es el único objeto iluminado. Las sucesivas exposiciones en París (Salón de Otoño en el Grand Palais de los Campos Elíseos en 1920, 1923, 1924, 1927 y 1932, Galerie Bing en 1929) y Nueva York (Galerías de Balzac en 1930, Perls Galleries en 1938) hicieron a Jean conocido por el público por primera vez.

Dos eventos en la escena cultural parisina de la posguerra afectaron de manera decisiva la carrera del artista: la comedia "Le Boeuf sur le toit", en 1920, lo que le dio la oportunidad de conocer a los grandes músicos franceses de la época (Darius Milhaud, Georges Auric, Erik Satie , Francis Poulenc, Arthur Honegger) y "La Revue Nègre", en 1925, que cristalizó en la unión de la música y el color en sus pinturas. El interés de Jean por la música inspiró muchas representaciones de pianistas y orquestas, inundado de colores análogos. Los músicos son dibujados como notas en un pentagrama, los tubos del órgano se alinean como corcheas, y las arpas se colocan para evocar descansos. Durante el mismo período, Jean también rindió homenaje a los hermanos Fratellini en las pinturas de los circos y los payasos que están llenos de música y color, juegos de luces, y una inclinación por el uso liberal de blanco, por lo general para los payasos, los caballos, y los atletas.


En los años siguientes, las estancias de Jean en Le Havre dieron lugar a obras majestuosas como "Le Quai Videcoq au Havre" (1929), que cuenta con una perfecta armonía de colores. Honfleur, lugar de nacimiento de su madre, de Villefranche-sur-Mer, que comenzó a visitar en 1920, y las regiones de Limousin y Turena, donde vivía con su esposa parte del año inspiraron otros aspectos destacados de su obra, con vistas de los bosques, valles, y el Château du Lion, por ejemplo.

Para la Exposición Internacional de 1937, el director general de DEPC (Compagnie Parisienne de distribución de de l'Electricité, la empresa de distribución de electricidad de París) le pidió a Raoul Jean, su hermano, que decorase el pabellón de electricidad. Jean le ayudó a crear un enorme fresco en celebración de la electricidad sobre una superficie de 600 metros cuadrados.

Jean dedicó los años comprendidos entre 1950 y 1960 a los viajes, sobre todo en Europa (Italia, Grecia, Inglaterra, Irlanda, Austria, Dinamarca, Suecia, Países Bajos, España y Portugal) y África del Norte. Pero se mantuvo fiel a París y sólo París durante 35 años, parte de una larga tradición que incluye sus contemporáneos Aragón, Hemingway, y Prévert, quien lo describió, y Utrillo, Chagall y Marquet, quienes lo pintaron. En sus óleos y acuarelas, Jean Dufy escogió para representar la ciudad un proceso en constante evolución creativa dominada por una armonía de tonos azules. Para Jean, el azul era una fuente insaciable de inspiración para las puertas de París, las calles, los carros tirados por caballos, la Torre Eiffel, el cielo, y el Sena.

Un pintor muy conocido con frecuentes exposiciones en París y en los Estados Unidos, con obras que aparecen en las colecciones de los museos más prestigiosos de América (el Art Institute de Chicago, el MoMA de Nueva York, etc), Jean Dufy murió el 12 de mayo de 1964, en La Boissière en el pueblo de Boussay, dos meses después de la muerte de su esposa Ismérie.
jean-dufy.com

6 comentarios:

sonsprinter dijo...

Jean Duffy ile bizi tanıştırdığın için çok teşekkürler... best regards.

ines dijo...

Thank you for visiting my blog. Best regards

Laura Uve dijo...

A Jean Dufy si lo conocía, he visto obras suyas, últimamente, en el blog de la amiga Elvira (si no lo conoces merece la pena). Pero no tenía la información que has aportado......Muy interesante.

Una abrazo.

ines dijo...

Laura, por favor, enviame la dirección de Elvira, pues.

Un bico

enric batiste dijo...

El de Elvira (Flores y Palabras)

http://floresypalabras.blogspot.com/

era su hermano Raoul, si no me equivoco.

Y un beso en los colores extremados

ludo dijo...

Le musée Marmottan Monet organise pour la première fois en France une exposition consacrée à Raoul (1877-1953) et Jean (1888-1964) Dufy intitulée "Raoul et Jean Dufy, complicité et rupture".